Páginas vistas en total

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Tiempo Argentino El Ministerio de Educación porteño cerró el postítulo de Literatura Infantil

Tiempo Argentino
El Ministerio de Educación porteño cerró el postítulo de Literatura Infantil

La gestión Macri cree que estimular la lectura no constituye una prioridad

Publicado el 1 de Diciembre de 2010
Por Laura Lifschitz
El curso funcionaba desde 2002 con más de 600 alumnos. Su programa de estudios es uno de los más serios, está basado en los recientes avances en formación de lectores y se lo toma como modelo en la Universidad de Glasgow.
 
El postítulo de Literatura Infantil nos ayudó a preguntarnos cuántos fracasos escolares pueden relacionarse con las voces silenciadas de los chicos. Nos confirmó hasta qué punto la literatura es un objeto cultural potente.” Con esta frase, los docentes de las escuelas porteñas dieron inicio el pasado lunes a una protesta por el cierre de los cursos que el Ministerio de Educación porteño brinda a través del Centro de Pedagogías de Anticipación de la Ciudad de Buenos Aires (CePA).  El pasado 19 de octubre la coordinadora general de la institución, Dafne Vilas, comunicó el cierre del postítulo de Literatura Infantil y Juvenil, un curso de dos años orientado a la planificación de estrategias de promoción de la lectura, que abarca a docentes de todos los niveles de la educación formal y no formal.
Este curso funciona desde 2002, con más de 600 alumnos durante estos ocho años. El ciclo iniciado en 2009 superó los 500 alumnos inscriptos. Muchas fueron las adhesiones para la continuidad de esta capacitación, llegadas desde todo el mundo. Por caso, la Universidad de Glasgow envió un mensaje en el que explicaba que el postítulo, “uno de los programas de estudios más serios basado en los más recientes avances en el área de formación de lectores”, era utilizado como modelo en la institución británica.
Sin embargo, a lo largo de estos tres años, las autoridades de CePA –dependiente de la cartera a cargo del ministro Esteban Bullrich– tomaron medidas que, según los trabajadores docentes, son a todas luces arbitrarias.
Esteban Sueyro, dirigente de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), confirmó a Tiempo Argentino que “desde la gestión de Macri se han cerrado cursos para otorgárselos, a través de CePA, a otras instituciones. A la DAIA se le encargaron los cursos de educación sexual; la Fundación Noble abrió en el centro de capacitación un curso sobre medios de comunicación y la Policía Federal, sobre prevención de las adicciones. La idea de esta gestión es privatizar la educación pública para garantizar una línea ideológica cercana al macrismo y demostrar que la educación pública no debe ser de calidad sino sólo servir para cubrir las necesidades mínimas del reducto más pobre de la sociedad.”
Por su parte, fuentes del Ministerio de Educación indicaron que “el postítulo de Literatura no se está cerrando sino que está finalizando según lo estipulado por su decreto de creación”. En este sentido, se considera que el curso de literatura infantil no es prioritario. Según el ministerio, “sobre la base de las necesidades educativas globales, se renuevan las propuestas de capacitación para que respondan a las nuevas demandas”.
Paradójicamente, el argumento de los docentes para la continuidad de este curso es idéntico al emanado desde la cartera educativa, ya que la cantidad de inscriptos es una muestra palmaria de una demanda que haría lógica su renovación.  Gustavo Bombini, coordinador del postítulo, se refirió a estas contradicciones: “Hay un dato cuantitativo incontrastable. Hubo 900 inscriptos en la primera cohorte. A lo largo de cinco cohortes, seguimos manteniendo semejante demanda. Por lo tanto, esta capacitación es necesaria. Por otro lado, tenemos un dato cualitativo: el impacto directo que tienen las prácticas que los alumnos –maestros, profesores, bibliotecarios– desarrollan en las escuelas como un efecto transformador sobre la presencia de la literatura infantil en las instituciones.” Bombini agregó que “las políticas educativas porteñas incluyen fuertemente desde este año a la literatura infantil, con lo cual el cierre del postítulo va a contrapelo de sus propios programas”.
Por lo pronto, Gustavo Lesbegueris, jefe del área de Derecho a la Educación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, solicitó informes sobre el asunto. También se espera que el jueves se eleve otro pedido en la Legislatura porteña, dada las graves denuncias que involucran a la única institución pública encargada de capacitar a maestros y profesores de la ciudad de Buenos Aires.

No hay comentarios: